Comparte esta noticia:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

 

 

El Camino de Las Peñuelas integra en su recorrido una parte del camino real que conectaba al municipio con la antigua capital. Este detalle, unido al hecho de que atraviese el casco urbano de Tegueste, permite conocer algunos de los elementos patrimoniales más importantes del municipio. En este sentido, el Camino de Las Peñuelas descubre lugares como el Puente de Palo, la Degollada y su era, la Casa de los Goleteros o el abrigo natural de los Jiménez.

El Camino de El Portezuelo nos traslada a la otra vertiente que divide el municipio. Comienza en la localidad de El Portezuelo y finaliza en la ermita de El Socorro. El recorrido entre viñas y campos, molinos e invernaderos, permite evocar el continuo contacto con el paisaje agrario que ha caracterizado a Tegueste en los cinco siglos de su historia. Este itinerario nos traslada a lugares como el antiguo molino de viento, el cultivo de zanahorias del Valle del Cuervo, el pozo de San Gonzalo o la antigua casa agustina del Santo Espíritu, en El Socorro.

El tercero de los caminos, el de Las Canteras, recorre básicamente el trayecto que sigue la carretera general, incluyendo un desvío por el enclave de Pedro Álvarez. En todo su trayecto se pueden comprobar las transformaciones operadas en las últimas décadas como consecuencia de los cambios económicos y sociales producidos en el siglo XX. Este camino nos descubre las cuevas artificiales de la carretera general, la cantera de toba en el Valle de Blas Núñez, la Casa de los Camineros o el Chorro de las Toscas.