Comparte esta noticia:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Judit Gutiérrez de Armas, ganadora del VI edición del Premio de Investigación Histórica Prebendado Pacheco, ha sido recibida esta mañana por Giovanna del Castillo Perera, concejal de Cultura del Ayuntamiento de Tegueste. Este encuentro institucional ha servido para profundizar en el contenido de la investigación con la que ha logrado conseguir este prestigioso galardón.

Gutiérrez de Armas, investigadora predoctoral para la Fundación de Ciencia y Tecnología en la Universidad de La Laguna y de Lisboa, resultó ganadora de esta sexta edición  del Premio de Investigación Histórica Prebendado Pacheco el pasado mes de enero. Un premio creado por el Ayuntamiento de la Villa de Tegueste, que tiene como objetivo distinguir el estudio e investigación en materiales relacionados con la historia de Canarias y, especialmente, de este municipio.  La ganadora recibirá un premio valorado en 3.000 euros y además se le hará entrega de un diploma acreditativo como reconocimiento a su trabajo. De igual modo, tal y como se recoge en las bases, el proyecto será publicado por el Ayuntamiento de Tegueste en el siguiente año después de su presentación.

El jurado que eligió este proyecto como ganador estuvo compuesto por Roberto José González Zalacaín, doctor en Historia por la Universidad de La Laguna y coordinador de las Jornadas Prebendado Pacheco de Investigación Histórica, Juan Manuel Bello León, Licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de La Laguna y Premio Extraordinario de Doctorado (1992), Carlos Rodríguez Morales, Doctor en Historia del Arte por la Universidad de La Laguna, Licenciado en Ciencias de la Información, por la misma universidad, y especialista universitario en Archivística, por la UNED y la Fundación Carlos de Amberes, y Blanca Divasson Mendívil, Licenciada en  Historia por la Universidad de La Laguna, y que recientemente ha obtenido el grado de doctor en esta misma universidad.  

Este proyecto propone la creación de un fondo personal del Prebendado Pachecho, siendo la base de su recomposición la sección de manuscritos de la  Biblioteca Municipal de Santa Cruz de Tenerife. Una investigación, que según argumenta su autora pretende provocar una reflexión sobre la importancia de los archivos personales, de su creación y repercusión social. Asimismo, en este mismo estudio se aborda además el enfoque bibliotecario y el tratamiento de estos archivos por parte de museos, instituciones culturales o fundaciones.  

Antecedentes del premio

Los antecedentes de esta iniciativa surgen en abril de 2006, cuando el Teatro Príncipe Felipe de Tegueste acogió la celebración de las primeras Jornadas Prebendado Pacheco de Investigación Histórica, cuyo objetivo era reunir a la mayor parte de los historiadores de la Universidad de La Laguna que estuviesen desarrollando en ese momento su tesis doctoral para que expusieran ante los asistentes los frutos de su trabajo.

El considerable éxito de las jornadas animó al Ayuntamiento de Tegueste a continuar la iniciativa, dando lugar a la segunda edición de dichas jornadas, en el año 2007, que estuvieron marcadas por la intención de potenciar el alcance y resultados de la primera. Para ello se amplió el abanico de disciplinas representadas contando con una participante de Historia del Derecho, y del origen de los ponentes, ya que existió, por primera vez, representación de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

Este afán de superación continuó siendo el impulso que alimentó otra edición en mayo de 2009, donde se planteó como reto ampliar el espectro de procedencia de los investigadores, e invitar a todos los historiadores canarios a que vinieran a Tegueste a exponer los resultados, o el desarrollo en caso de no estar finalizadas, de sus investigaciones; unos retos que se mantuvieron en las IV jornadas (2011), las V jornadas Prebendado Pacheco de Investigación Histórica (2013), las VI jornadas (2015) y las VII (en el año 2017).

En 2008 se convocó la primera edición del Premio Prebendado Pacheco de Investigación Histórica, creado con la intención de apoyar un proyecto de investigación histórica que profundice en una doble vía: la formación del investigador y el conocimiento científico del pasado de las Islas. La ganadora de la primera edición fue Belinda Rodríguez Arrocha, con un trabajo interdisciplinario entre el derecho y la historia con el que realiza un estudio exhaustivo sobre los pleitos judiciales de la justicia ordinaria en la comarca de Tegueste durante el Antiguo Régimen, desde la segunda mitad del siglo XVI hasta finales del XVIII.

La segunda edición, convocada en el año 2010, tuvo como ganadora a Blanca Divassón Mendivil, que obtuvo este galardón por su trabajo “Recopilación, estudio y transcripción de los padrones del municipio de Tegueste del siglo XIX hasta 1910. Una aproximación al análisis histórico de la estadística en Canarias”.

En la tercera edición, convocada en 2012, obtuvo el premio el investigador Joaquín Carreras Navarro con su proyecto “Vida cotidiana en Tegueste a través de sus gentes durante la 2ª mitad del siglo XX. Una aproximación etnográfica”, un trabajo en el que el autor aporta luz a la vida cotidiana del municipio de Tegueste entre 1950 y 1980, una etapa desconocida de la historia de la Villa y no difundida hasta ahora.

En la cuarta edición, convocada en 2014, consiguieron el premio el doctor en Historia del Arte por la Universidad de Granada, Juan Alejandro Lorenzo Lima, y el licenciado en Historia del Arte por la Universidad de La Laguna (ULL), Manuel J. Hernández González, con su trabajo “Pereira Pacheco, párroco de Tegueste”. Con esta obra, los autores pretendían acercar la figura del Prebendado Pacheco al público con un sentido amplio e intangible.

En la quinta y última edición, convocada en 2016, el galardón fue a manos del doctor en Ciencias de la Educación y el Deporte por la Universitat Ramón Llull, Víctor Lorenzo Alonso Delgado, con su proyecto “La sociabilidad deportiva en el municipio de Tegueste durante la transición democrática (1975–1982)”, con el que se aportaron una serie de conocimientos a la historia del municipio y se caracterizó el hecho deportivo de un municipio rural durante la transición democrática.