Comparte esta noticia:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

De tabaibas a crestas de gallo, pasando por retamas, lavanda, morgallana y tedera. Los alumnos y alumnas del CEIP Francisca Santos Melián, en el municipio de Tegueste, han creado su particular “Jardín de las Hespérides”, o lo que es lo mismo a pequeña escala y con menos mitología, un jardín de plantas canarias endémicas y adaptadas al ecosistema de la Villa, un proyecto que nace con el objetivo de contar “con un recurso educativo interesante que pudiera acercar al alumnado al conocimiento de la flora canaria, además de ser un estupendo recurso para trabajar en el aula y contribuir a crear un jardín y, por tanto un colegio, más sostenible y ecológico”, asegura el director del centro educativo, Daniel Guadarrama Hernández.

Este jardín canario, creado con la colaboración del Ayuntamiento de Tegueste y del Centro Ambiental La Tahonilla del Cabildo de Tenerife, fue visitado esta mañana por el alcalde del municipio, José Manuel Molina; y por el director general de Ordenación, Innovación y Promoción Educativa de la Consejería de Educación y Universidades del Gobierno de Canarias, Jonathan Martín Fumero.

El “Jardín Canario”, compuesto por una treintena de especies del Archipiélago, completa el jardín del colegio y que estaba compuesto por una serie de árboles, como pinos, dragos, madroños y cedros, entre otros. Entre las plantas endémicas están la tabaiba, la cresta de gallo,, la retama, la lavanda, palo sangre, jazmin silvestre, el oroval, malva de risco, algaritofe, morgallana, el cardoncillo o la tedera, entre otras.

El alcalde de la Villa, José Manuel Molina, felicitó a los y las alumnas del centro, así como por al profesorado, por este “magnífico proyecto, fruto del trabajo que lleva realizando el colegio en proyectos para el aprendizaje relacionados con el medio ambiente de las Islas”.

Por su parte, el director general de Ordenación, Innovación y Promoción Educativa de la Consejería de Educación y Universidades del Gobierno de Canarias, Jonathan Martín Fumero, felicitó a toda la comunidad educativa del colegio Francisca Santos Melían, así como al Ayuntamiento de Tegueste y al Centro Ambiental La Tahonilla del Cabildo de Tenerife, “por el trabajo colaborativo realizado para hacer realidad este proyecto, que se orienta en la línea en la que estamos trabajando desde el Gobierno de Canarias para fomentar y potenciar en los centros educativos aquellos proyectos y redes de colaboración que estén vinculados a la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”.

Asimismo, recordó que esta iniciativa “que hoy inauguramos en Tegueste viene a subrayar la importancia del fomento desde los centros educativos de los contenidos canarios”. En este sentido, subrayó que “la Consejería de Educación y Universidades está desarrollando el proyecto ‘enSEñas’, con el fin de fomentar y potenciar la integración de los contenidos relacionados con el patrimonio natural y cultural de Canarias en las situaciones de aprendizaje de todas las áreas y etapas educativas, así como potenciar la participación de la comunidad educativa en la actividad de los centros y fomentar la presencia de los mismo en su entorno sociocultural”.

En este sentido, el director del centro aseveró que “nuestro Jardín Canario es una realidad gracias al entusiasmo, esfuerzo, trabajo y el buen hacer del alumnado, profesorado y personal no docente del CEIP Francisca Santos Melián, así como de las familias que se han mostrado siempre dispuestas a colaborar y echar una mano en sacar adelante cada uno de los proyectos del centro”.

La historia de este jardín viene de lejos. Según explica Daniel Guadarrama, “ante las dificultades de mantenimiento y de acceso por parte del alumnado a la zona donde plantamos algunas plantas canarias en cursos pasados, de las que por cierto han arraigado un alto porcentaje que ahora sirven para sujetar el terreno, pensamos este año en habilitar otro espacio para ubicar el jardín canario”.

Este curso 2017-2018, para hacer la plantación, desde el equipo directivo se quiso aprovechar el trabajo que se estaba desarrollando en las aulas a través de la situación de aprendizaje “Ecosistemas únicos, plantas y animales especiales”.

“Cada proyecto que desarrollamos en el colegio parte de los intereses, conocimientos y del entorno cercano a nuestro alumnado. De esta forma, conseguimos que el aprendizaje sea significativo y muy motivante. En este caso, comenzamos con una ruta guiada por un profesor del centro al Monteverde de los viñátigos centenarios de Aguagarcía y allí, a través de preguntas y pequeñas explicaciones, empezamos a descubrir los conocimientos que posee el alumnado, cuáles son sus curiosidades y qué temas los motivan más”, relata el director del centro.

Ya de vuelta, se comenzó el trabajo cooperativo en el aula. Al alumnado, reunido en grupos de tres personas, se les plantearon una serie de cuestiones sobre la formación de Canarias, cómo llegan los animales y plantas, por qué no hay grandes animales en Canarias, etcétera. “Después de reflexionar un rato, los y las alumnas pusieron sus conclusiones en un pergamino con una serie de respuestas y de preguntas como ¿qué queremos saber”, relata Guadarrama.

Tras este paso, cada grupo se repartió una serie de funciones, eligió una planta canaria y se encargó de hacer una investigación sobre ella, en la que cada alumno y alumna tuvo que averiguar sus características y adaptaciones, su nombre vulgar y científico, sus usos, su ecología, etcétera.

Una vez elegidas las plantas, estas se solicitaron al Centro Ambiental La Tahonilla, organismo que entregó una a cada grupo para que las cuidaran y las estudiaran hasta el momento de la plantación. “De esa manera, acercamos vínculos y los niños y niñas acaban queriendo a su planta”, destaca el director.

Posteriormente, cada grupo de trabajo diseñó un cartel para colocarlo al lado de su planta de forma “que quede para que sus compañeros de otros cursos pueden usarlo posteriormente como recurso de aprendizaje. Además, un representante del equipo presenta su planta para que sean conocidas sus peculiaridades, características y adaptaciones, nombre vulgar y científico, usos, ecología, etc. También, se colocan carteles de cada ecosistema y un mural de las islas con sus símbolos vegetales pintado por el alumnado en la pared de la entrada del jardín”, explica.

El producto final de todo este esfuerzo es el “Jardín Canario” del Francisca Santos Melián, un proyecto que se “irá cuidando y mejorando en el futuro. Los niños y niñas se encargarán de su cuidado y lo usarán para futuros estudios e investigaciones observando cómo crece, midiendo sus ramas y tallos, estudiando los animales que se les acercan, interpretando las relaciones con el medio, fotografiando sus periodos de floración y fructificación, etcétera”, destaca el director del centro educativo teguestero.

A raíz de este proyecto, el colegio pretende “eliminar en el futuro ciertas especies de nuestro jardín que bien no son canarias o bien no están en el lugar adecuado y sustituirlas por especies canarias mejor adaptadas al entorno”, sentencia.