Comparte esta noticia:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

El Ayuntamiento de Tegueste, a través del área de Medio Ambiente que dirige el concejal Juan Antonio Romero, convertirá la conocida como Casa de los Camineros en un Albergue Municipal destinado a senderistas, un proyecto que se ejecutará este año 2018 y que será posible gracias a una subvención de más de 45.000 euros (concretamente 45.825 euros) que recibirá el Consistorio a través de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias, una ayuda incluida dentro del plan de financiación en el marco de la Convocatoria de Subenciones destinadas a apoyar Servicios Básicos y Renovación de las Zonas Rurales.

El Ayuntamiento teguestero llevará a cabo varias actuaciones en la Casa de los Camineros para que el inmueble acoja el futuro Albergue Municipal de la Villa destinada a senderistas, una instalación que supondrá un reclamo turístico para todos los visitantes del municipio, además de “que sea un punto de encuentro para potenciar actividades medioambientales para los jóvenes y niños del municipio y alrededores; así como para las asociaciones medioambientales, voluntariado medioambiental entre otros, facilitando que tengan un espacio para poder realizar sus actividades y un lugar dónde poder quedarse”, asegura el concejal Juan Antonio Romero.

Las actuaciones que se llevarán a cabo para recuperar de está casa y convertirla en Albergue Municipal irán encaminadas a mejorar su estructura y estética, rehabilitar muros y paredes respetando la estética del inmueble, adecuar e instalar redes de saneamiento  de baños y cocina, colocación de teja, la mejora de la instalación eléctrica, mejora de la accesibilidad al inmueble, construir un baño adaptado para personas con movilidad reducida, colocar rampas con pavimento antideslizante para mayor accesibilidad al albergue, colocar elementos de cierre como puertas y ventanas, instalar un sistema placas solares  para la producción de agua caliente y equipar el inmueble de mobibiliario.

En este sentido, el futuro Albergue contará con dos de las habitaciones que serán convertidas en cuartos con literas para que los senderistas puedan dormir y descansar, otra de las estancias será una sala de estar dónde se puedan reunir, también habrá dos baños con duchas y otra estancia será la cocina con un patio trasero con vistas a las montañas de Anaga y a la Mesa de Tejina “en la que los senderistas y visitantes podrán disfrutar de la naturaleza, mientras leen o toman algo”, explica el edil teguestero.

Por su parte, el alcalde de Tegueste, José Manuel Molina, indicó que “todos los fines de semana el municipio reciba muchos senderistas que llegan de distintos puntos de la isla para caminar por él, por lo que es muy significativo convertir este antiguo inmueble que un día sirvió de hospedaje a los antiguos camineros que se encargaban de mantener en buen estado los caminos existentes para favorecer las comunicaciones, en un albergue para acoger senderistas que quieran conocer más nuestro entorno; además también puede servir como punto de encuentro o espacio para trabajar temas de educación medioambiental y hacer actividades medioambientales, para los colegios e instituto del municipio y zonas próximas”.

La puesta en marcha del Albergue Municipal pretende, además, “enriquecer los recursos con los que ya cuenta el municipio, puede contribuir a generar y potenciar la actividad económica en el sector socioeconómico local, puesto que además de generar empleo para gestionar el Albergue, limpieza, mantenimiento; también las personas que lo utilicen consumirán en los negocios del pueblo restaurantes, cafeterías, tiendas, mercadillo,…..facilitando así la creación de empleo y la dinamización turístico-empresarial”, resalta el alcalde de la Villa.

Otro aspecto fundamental de este proyecto es que desde el Ayuntamiento “no queremos que se pierda el recuerdo ni de los peones camineros ni de la casa que aún existe, aunque la modernización tecnológica los dejara a un lado, y que futuras generaciones conozcan esa época que desde el siglo XVIII, en plena Ilustración, propuso la regulación de nuestros caminos y carreteras”, aseveró.