Comparte esta noticia:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

La Finca Eco Kukua (La Huertita eco), situada en Tegueste, albergó la visita de los niños y niñas que este verano están haciendo uso de la Ludoteca Barco de Madera de Pedro Álvarez, cuya gestión es llevada a cabo desde la Concejalía de Bienestar Social del Ayuntamiento de Tegueste, que dirige la edil Giovanna del Castillo.

Durante la jornada, los más pequeños pudieron disfrutar de tres actividades: el «Taller de Huerto», donde conocieron el proceso de transformación de una semilla a planta, teniendo la oportunidad de plantar un huerto con plantas de hoja, bulbo y fruto, realizando la asociación adecuada de cultivo. También plantaron semillas de habas, que podrían cuidar y ver crecer en sus casas.

La segunda actividad fue el «Taller de Cocina», de mano de «Komelocal» (una tienda que apuesta por el consumo local y de temporada, donde lo más importante es el cuidado por las tierras, de ahí nace que sus productos vengan directo del agricultor a la tienda, sin nevera, sin intermediarios y con un precio justo), que colabora activamente con la Finca Eco Kukua y coinciden con los valores que transmiten como amor y respeto a la tierra, así como con la labor de concienciación alimenticia.  Los niños y niñas pudieron realizar recetas saludables con frutas de temporada, que luego pudieron compartir y degustar.

Por último, desarrollaron un «Taller de Yoga», en el que aprendieron algunas técnicas para cuidar el cuerpo, la mente y el corazón y poder sentirse más tranquilos y felices.

La Finca Kukua (La Huertita eco) es un proyecto que tiene como objetivo generar un espacio de desarrollo y aprendizaje en conexión con la naturaleza. De ahí nace su nombre, Kukua, que significa crecer o cultivar (en suajili), de ahí que la iniciativa incluya actividades que promueven la sensibilidad con el entorno rural, la agricultura ecológica, la sostenibilidad, la biodiversidad, el consumo de productos locales y de temporada, la educación ambiental y el bienestar personal, para que las personas que visitan la finca puedan crecer aprendiendo un estilo de vida más saludable y natural.