Comparte esta noticia:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

El gerente del Mercadillo de Tegueste explica que “el crecimiento que ha experimentado estas instalaciones en cuanto a número de agricultores, artesanos, reposteros, queseros, apicultores y demás que comercializan sus productos a través del Mercadillo ha sido bastante destacado, al punto de que hoy en día no podemos dar cumplimiento a las solicitudes de incorporación pendientes al no disponer de puestos de venta habilitados. Por ello, se está trabajando en otras líneas de financiación, en colaboración con el Ayuntamiento de la Villa de Tegueste, para la ampliación y mejora de la instalación municipal y así satisfacer esta demanda”. Además, la asistencia de público al Mercadillo ha crecido, registrándose cifras anuales superiores a los 110.000 visitantes.

“La consolidación del Mercadillo de Tegueste, por tanto, se asienta sobre estos dos pilares. Por un lado, el crecimiento de la oferta, tanto en cantidad como en calidad y, por el otro lado, por el de la demanda con un mayor número de visitantes/compradores”, asevera Juan Luis Sosa, quién apunta que “la promoción y mejora de la comercialización a través de una mayor visibilidad comercial con la nueva página web facilitará el conocimiento de este Mercadillo de un mayor número de potenciales consumidores”.

“Con todas estas actividades de promoción y mejora de la comercialización se buscará también un posicionamiento estratégico y diferenciador y un valor añadido para los hombres y mujeres que quieren dar salida a sus productos al hacerlos más competitivos”, sentencia el gerente del Mercadillo teguestero.

Por su parte, el alcalde de Tegueste, José Manuel Molina, afirma que el Mercadillo del Agricultor y Artesano de la Villa, que cuenta con 34 puestos de venta, “es una infraestructura para la comercialización de la producción local en el mercado interior. Pero no es simple y llanamente esto, es también un punto de encuentro entre productores y consumidores para potenciar la soberanía alimentaria y el derecho ciudadano a una alimentación sana. Una prolongación del mundo rural para la exposición y venta en origen de productos de la tierra que resultan de la pervivencia y desarrollo actualizado de la cultura agraria, especialmente de las medianías; donde los pequeños agricultores, ganaderos, artesanos, reposteros y pescadores, de forma participativa, sin dejar de ser lo que son, presentan una oferta de calidad con garantías de seguridad alimentaria, directamente a los consumidores, de productos frescos que cultivan o elaboran, a unos precios justos y competitivos”.