Comparte esta noticia:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

El ejemplar criado en la Villa ya se proclamó hace unos meses campeón de España en la categoría de Jóvenes Machos en la Exposición Especial del Centenario de la Real Sociedad Canina de España celebrada en Madrid, una competición que sirvió para conmemorar los cien años de vida de esta sociedad que S.M el Rey D. Alfonso XIII, abuelo de S.M. el Rey D. Juan Carlos I, fue promotor e impulsor.

El dogo canario, o pero “molosoide”, es originario de Tenerife y Gran Canaria. Surge como resultado de cruces entre el “majorero”, perro de ganado prehispánico oriundo de las Islas y perros “molosoides” llegados al Archipiélago. Estos cruces originaron una agrupación étnica de perros tipo dogo, de tamaño medio grande, de color atigrado o leonado y manchados en blanco, de morfología robusta, propia de un moloso pero con agilidad y empuje, y de carácter activo y fiel.

Durante los siglos XVI y XVII, su población aumentó considerablemente, existiendo numerosas alusiones al mismo en los textos históricos posteriores a la conquista y sobre todo a los “Cedularios del Cabildo”, en los que se explican las funciones que realizan, esencialmente como guardián y cuidado del ganado vacuno, así como al servicio que prestaban a los carniceros para sojuzgar el ganado.