Comparte esta noticia:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Los trabajos de restauración en la torre de la Iglesia de San Marcos consistieron en la impermeabilización de toda la estructura con lo que se ha conseguido erradicar las fisuras encontradas en los últimos tiempos, y que provocaron humedades interiores en la torre. Además, se llevaron a cabo trabajos de consolidación de toda la sillería de la torre.

Otra de los aspectos restaurados en la torre han sido los cristales, sustituidos por ventanas de tea con cristales. Además, otro de los aspectos que más ha llamado la atención tras las obras el cambio del pináculo de piedra y la colocación de uno nuevo de piedra, así como la nueva veleta que posee los símbolos del barco y del león de San Marcos, iconos de la tradición de Tegueste. También se ha instalado un pararrayos homologado.
 
Asimismo, las obras en la torre también estuvieron encaminadas a mejorar su parte interior, ya que se saneó la escalera de hierro ya que, debido a las humedades, había comenzado a oxidarse. También se acometieron trabajos en el cuarto de campanas, al que se le ha dotado de iluminación, lo cual permitirá dar a la iglesia una mayor identidad, más de la ya posee.

La torre de la Iglesia de San Marcos en Tegueste se construyó en tres fases. La primera fue en el siglo XVII, fecha en la que se levantaron las tres primeras plantas. La torre volvió a crecer en los años 40, fecha en la que se edificó la cuarta planta de la torre, mientras que la última planta se construyó en los años 50. En estas dos últimas ampliaciones, siempre se utilizó la misma línea arquitectónica que la utilizada en el siglo XVII, así como el mismo tipo de piedra y el resto de elementos.