Comparte esta noticia:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Otra de los aspectos que serán restaurados en la torre son los cristales, que serán sustituidos por ventanas de tea con cristales. Además, “se cambiará el pináculo de piedra y se colocará uno nuevo de piedra, una nueva veleta y un pararrayos homologado”, detalla el párroco de la Iglesia de San Marcos, en el municipio teguestero.

Asimismo, las obras en la torre van encaminadas a su parte interior, ya que se saneará la escalera de hierro ya que, debido a las humedades, “ha comenzado a oxidarse”. También se acometerán trabajos en el cuarto de campanas, al que se le dotará de iluminación, con lo que se le “dará al exterior de la iglesia “más identidad de la que ya posee”, afirma Navarro.

La torre de la Iglesia de San Marcos en Tegueste se construyó en tres fases. La primera fue en el siglo XVII, fecha en la que se levantaron las tres primeras plantas. La torre volvió a crecer en los años 40, fecha en la que se edificó la cuarta planta de la torre, mientras que la última planta se construyó en los años 50. En estas dos últimas ampliaciones, “siempre se utilizó la misma línea arquitectónica que la utilizada en el siglo XVII, así como el mismo tipo de piedra y el resto de elementos”, destacó Miguel Ángel Navarro.

La construcción de la Iglesia de San Marcos data del siglo XVI (1530), pero por estar situada entre dos barrancos y ser pequeña para la feligresía, fue trasladada. La creación del curato se hizo en 1606 por el obispo Martínez de Ceniceros. La iglesia ha necesitado de varias restauraciones, guardando en su interior interesantes obras de arte.