Comparte esta noticia:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

El alcalde de Tegueste, José Manuel Molina, ha destacado tras finalizar las obras que “en la misma línea que seguimos en la fase anterior del Fondo de Inversión Local, todos los proyectos ejecutados cubren de forma igualitaria las necesidades de las diferentes zonas del municipio e inciden, por tanto, en la mejora de la calidad de vida de los teguesteros”. Asimismo, el alcalde indica que “se sigue cumpliendo con uno de los objetivos prioritarios del Ayuntamiento de Tegueste, que es que las inversiones lleguen a todos los barrios del municipio”.

El nuevo centro sociocultural de El Lomo, el primero sostenible del municipio, está edificado en una superficie de 2.700 metros cuadrados, de los que 1.200 metros cuadrados han sido los utilizados para levantar el centro, que dispone de una planta compuesta por una sala para usos múltiples, un distribuidor, dos aseos, dos despachos y un porche delantero. Esta edificación ha sido proyectada para cumplir los requisitos esenciales de resistencia mecánica y estabilidad, seguridad en caso de incendio, higiene, salud y medio ambiente, así como de seguridad de uso.

El nuevo centro sociocultural tiene como novedad que su estructura ha sido ejecutada con un sistema de maderas colocadas sobre unas bases, también de madera que, a su vez, están apoyadas sobre una losa de hormigón armado. Además, los materiales utilizados tienen como característica fundamental que son resistentes al fuego, por lo que se clasifican en la clase A1.

Algunas de las características que convierten este local en el primer centro sociocultural sostenible de la Villa es que cuenta con una depuradora para tratar las aguas residuales que se generen, agua que se reutilizará posteriormente para el riego de los jardines de esta infraestructura vecinal. Además, dispone de una serie de placas solares térmicas para calentar el agua y que están instaladas en la cubierta del edificio. Además, está compuesto por un sistema de intercambio y acumulación centralizada y un sistema de aporte de energía convencional auxiliar mediante electricidad.

En el caso de baja radiación solar, el centro posee un equipo convencional auxiliar para complementar la contribución solar, suministrando la energía necesaria para cubrir la demanda prevista.
Por su parte, la concejal del barrio de El Socorro, Sandra Ramallo, asegura que el objetivo de este proyecto ha sido “dotar a la zona de El Lomo-El Infierno de un centro social demandado por los vecinos en los últimos años. El resultado no ha sido implantar una compleja infraestructura, sino crear un espacio sencillo y práctico que cubrirá las necesidades del barrio. Un espacio flexible, práctico y multidisciplinar que servirá a su vez como punto de encuentro y que brindará la oportunidad de generar una interacción social entre los habitantes de la zona”.

En cuanto al ahorro energético, todas las estancias del edificio poseen iluminación natural por medio de ventanas y puertas con regulación manual de la entrada de luz por medio de ventanas regulables. Además, todas las estancias cuentan con un sistema de encendido-apagado manual; mientras que las bombillas son de bajo consumo.

La protección frente al ruido del centro sociocultural es otra de sus características sostenibles, ya que el edificio cumple las condiciones de diseño y dimensiones del aislamiento acústico a los ruidos aéreos y otros. Asimismo, por la situación de la parcela y su accesibilidad no ha sido necesario instalar elementos auxiliares para facilitar el acceso del público con capacidades físicas reducidas, ya que su diseño da totales garantías a la accesibilidad de todas las personas.