Comparte esta noticia:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Por su parte, la imagen de la San Marcos Evangelista será el protagonista del cartel de la XLIV Romería de Tegueste. Una instantánea de perfil del santo patrón de la Villa será este año la estrella del cartel romero, una fotografía que forma parte del trabajo “San Marcos de Tegueste y el escultor Lázaro González de Ocampo” presentado por Carlos Rodríguez Morales y Pablo Amador Marrero en las IV Jornadas de Investigación Histórica Prebendado Pacheco. 

Los autores del trabajo hacen una propuesta de atribución del santo patrón de la Villa teguestera a través de un estudio comparativo con otras imágenes de Lázaro González de Ocampo (Güímar, 1651-Santa Cruz de Tenerife, 1714), concretamente el San Andrés de Los Realejos y el San Matías de La Victoria. Otra de las características del cartel de 2012 son los calados que rodean la imagen del santo.

Según el estudio de Rodríguez Morales y Amador Marrero, el culto a San Marcos Evangelista en Tegueste nace con la bendición de la ermita en 1530, posteriormente iglesia parroquial desde 1606. Su primer inventario, realizado dos años después, incluye la que debió ser su primera representación en el templo, “un retablo de la imagen de señor San Marcos en el altar”. 

La primera prueba que avala la presencia de una imagen escultórica es tardía, pues corresponde a un inventario de 1669, el primero formado en el siglo XVII. Por este documento se sabe que ya entonces se rendía culto en el retablo del altar mayor a las efigies de la Virgen de los Remedios, en el nicho central, flanqueada por las de San Andrés y San Marcos, también de bulto.

El estudio de la talla del santo patrón que ahora se venera lleva a los autores del trabajo a descartar que sea aquella inventariada por vez primera en 1669, aunque muy probablemente anterior, y a proponer en este breve trabajo su atribución al escultor isleño Lázaro González de Ocampo. La biografía y la trayectoria artística de este autor han ido definiéndose paulatinamente a partir de los años cuarenta del pasado siglo, cuando Hernández Perera, Tarquis e Izquierdo Pérez revelaron sus primeras obras conocidas.