Comparte esta noticia:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Camino de Los LaurelesDesde fechas muy tempranas, en la comarca de Tegueste se constata la existencia de dos caminos que, procedentes de La Laguna, penetran en el valle siguiendo dos trayectorias diferentes (se refleja en datas: … “el qual dicho Çerro es en medio de los dos caminos que van a Tegueste…”). Uno iba a través de Las Canteras, seguía por Pedro Álvarez y finalizaba en el núcleo de la antigua comarca. El otro, el más directo, era conocido como camino de Las Peñuelas, y está documentado desde finales del Siglo XV; partía de la Villa de Arriba de La Laguna, a lo largo del actual camino Las Gavias, para ascender hacia el Lomo de la Bandera; allí se encuentra un afloramiento rocoso, conocido como Las Peñuelas, por el que se desciende paralelo a un barranquillo, y tras atravesar el actual camino de Los Laureles, se llegaría al núcleo antiguo de Tegueste.

Fue utilizada como vía principal de enlace hasta mediados del siglo XIX, pero su importancia disminuyó con la construcción en la segunda mitad de ese siglo de la carretera que conduce a Tejina a través del paso de Las Canteras. La característica que lo define es el ser el de más corto recorrido que una la ciudad con el núcleo antiguo de Tegueste. La distancia a recorrer es aproximadamente de una legua (equivalente a 5.572 metros). Este camino, una vez pasado el de Los Laureles, continuaba su itinerario discurriendo paralelo al barranco de Aguas de Dios por su margen oeste hasta llegar al núcleo de Tejina. En opinión del historiador Francisco Báez Hernández,  éste sería el denominado camino real que, al menos desde 1511, llega hasta Tejina y se menciona con frecuencia desde la primera mitad del siglo XVI.

{mosimage}El Camino de Los Laureles o, como era conocido en el siglo XIX, el callejón de don Marcos es uno de los símbolos ambientales de Tegueste, con un sendero arbolado que conserva antiguas especies vegetales de Monteverde (laureles, mocanes, barbusanos, etc.) que las diversas roturaciones históricas han ido eliminando. Remodelado a principios de 1990, momento en que se sustituyó el tradicional firme de tierra por el empedrado y se replantaron algunos ejemplares, en sus proximidades se distribuyen elementos arquitectónicos muy relevantes de los últimos siglos, como la casa de Los Tacoronte, antigua vivienda estival del cónsul francés, barón de Chassériau o la hacienda de Los Zamorano.