Comparte esta noticia:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

El Colegio Teófilo Pérez, ubicado en el municipio de Tegueste, ha instalado en su tejado una estación meteorológica que formará parte del Observatorio de la Tierra que está instalando este centro educativo. La instalación ha sido posible gracias al asesoramiento del experto en meteorología Edgard Cedrés, antiguo alumno del centro, y contó con la colaboración de la Asociación Volcanes de Canarias y el Ayuntamiento de Tegueste.

La estación meteorológica instalada en el colegio teguestero está formada por un conjunto de instrumentos anclados a un mástil que se utilizan para vigilar los valores atmosféricos. Esta estación, modelo Davis Vantage Pro 2, cuenta con sensores de temperatura y humedad, veleta, anemómetro y pluviómetro.

Además, lleva incorporado un panel solar que garantiza su autonomía energética. Con todo ello, el dispositivo permitirá registrar en tiempo real la temperatura y humedad del aire, la dirección y velocidad del viento, la presión barométrica y la lluvia caída.

En una segunda fase, se realizará su conexión a Internet para que cualquier persona del planeta pueda conocer las condiciones atmosféricas que se registran cada instante en esta zona de Tegueste. La instalación ha sido posible gracias al asesoramiento del experto en meteorología Edgard Cedrés, antiguo alumno del centro.

La estación meteorológica cuenta además con una consola portátil que muestra todos los datos en tiempo real. Esto permitirá que el alumnado de todas las clases del centro educativo pueda realizar un seguimiento de las condiciones meteorológicas.

De esta manera, y gracias a este proyecto, “se abre un mundo de posibilidades en la enseñanza vivencial de las ciencias de la Tierra ya que se podrán observar en tiempo real variables numéricas que permiten además una aplicación de las matemáticas a la vida cotidiana”, resalta el director del colegio, Javier Díaz.

En las próximas semanas está previsto que se inicie la instalación del sismógrafo educativo para el seguimiento de la actividad sísmica. Con este dispositivo se completará la primera fase del Observatorio de la Tierra.

“Esta es una iniciativa educativa pionera que persigue transmitir al alumnado el interés por la ciencia en general y por la observación activa de los fenómenos naturales que genera nuestro planeta”, asegura el director del centro educativo teguestero.