Comparte esta noticia:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Por décimo tercer año consecutivo, cuatro grupos de escolares de Tegueste aprendieron y se divirtieron en una nueva edición de “Una Vendimia para la Esperanza”, actividad en la participaron casi un centenar de alumnos y alumnas pertenecientes a los cuatro Centros de Educación Infantil y Primaria (CEIP) del municipio: Melchor Núñez, de Pedro Álvarez; Francisca Santos Melián, de El Socorro; María del Carmen Fernández Melián, de Las Toscas; y Téofilo Pérez, del casco de la Villa.

Durante este viernes 15 de septiembre se convirtieron no sólo en vendimiadores por una jornada, a cabo tareas como la recogida y el pisado de la uva al estilo tradicional, sino también desarrollaron la siega y trilla del millo, con una dinámica en torno a la era situada en la Finca Los Zamorano.

Se trata de una de las acciones enmarcadas en la Fiesta de la Vendimia de 2017, y que está organizada por la Agencia de Empleo y Desarrollo Local (AEDL) del Ayuntamiento de Tegueste, con la colaboración de la Asociación Vitivinícola de Tegueste (AVITE), integrada por bodegueros, viticultores y particulares de la villa interesados en la cultura vitivinícola, y de la Asociación de Guayeros de la Villa de Tegueste (AGUAVITE).

“Una Vendimia para la Esperanza” contó además con la participación de los alumnos de los Planes de Formación en Alternancia con el Empleo “AgroEmplea Tegueste” y “Tegueste Vivo”, quienes velaron por el buen desarrollo del evento, además de darle una mayor cobertura y dinamismo con nuevas iniciativas, sin perder la esencia del acontecimiento.

Los más pequeños mostraron su entusiasmo y euforia al ser artífices de los primeros pasos de la elaboración del vino: la recogida, que se realizó en la Finca Los Zamorano, y el posterior pisado tradicional, que se llevó a cabo en el lagar de la Casa Los Zamorano.

Los miembros de la AVITE mostraron sus conocimientos a los escolares, quienes ejecutaron por sí mismos las diferentes tareas que intervienen  en la obtención del vino, tales como la manera correcta de recoger los racimos sin cortarse, desechar las uvas alteradas, asearse antes y después del pisado de la uva, así como el prensado y la obtención del mosto.

Paralelamente, a las actividades de la vendimia, los escolares fueron repartidos para llevar a cabo una simulación de la siega y recogida para la posterior trilla, en la que intervinieron dos yuntas pertenecientes a AGUAVITE.

La Casa Los Zamorano también fue el escenario donde se realizaron diferentes talleres y juegos, relacionados con el reconocimiento de diferentes clases de grano, y con el aprovechamiento de productos agrícolas para la creación de juguetes.