Comparte esta noticia:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Tanto Molina como Díaz expresaron su alegría y satisfacción por estos premios para una bodega y unos vinos del municipio, un hecho que viene a plasmar el “gran auge que vive la viticultura en el municipio de Tegueste”.

El alcalde teguestero aseguró que “con este acto y estos premios se demuestra la buena salud por la que atraviesa el sector vitivinícola de Tegueste”. Además, Molina recalcó que “con el esfuerzo de los viticultores y bodegueros de la Villa se está contribuyendo a la dinamización de la economía municipal y a mantener, en la isla de Tenerife y en Canarias, la calidad y prestigio de los vinos de Tegueste”.

Por su parte, Domingo Martín animó a los bodegueros, y más en estos tiempos de crisis, a «sacar fuerzas para poder seguir sacando adelante el sector vitivinícola». Actualmente, Marba, que empezó a elaborar sus caldos hace más de dos décadas (aunque la marca se registró en el 2000) cuenta con siete productos en el mercado y ya fue distinguido con el galardón de Gran Medalla de Oro en la pasada edición de este certamen.

José Manuel Molina quiso destacar durante la recepción que el Consistorio “ha estado desarrollando una estrategia de impulso y fomento del subsector vitivinícola en estos últimos diez años que está siendo motivo para la reactivación del sector primario y, a su vez, del tejido socioeconómico del municipio”.

Bodegas Marba es una bodega de tipo familiar que se dedica a la elaboración y posterior venta de vinos en Tenerife, más concretamente en el municipio de Tegueste. La capacidad de la bodega es de 52.000 litros en depósitos de acero inoxidable en barricas de roble francés y roble americano. Actualmente, tiene unas 5,3 hectáreas de viñedos de los que la mitad son propios y la otra mitad son arrendados. Las fincas están sobre los 300 y 500 metros sobre el nivel del mar.

El 90% de la uva que es procesada en Bodegas Marba es propia y con ello la bodega consigue la estabilidad del producto final, logrando de esta forma, año tras año, un producto muy semejante. “Nuestra inquietud por mejorar nuestros caldos nos llevan a una formación continuada en viticultura y enología haciendo además un esfuerzo de inversión en equipamiento de medios técnicos en la bodega”, asegura Domingo Martín.

“El equipo humano que trabaja en nuestra bodega cuenta con una larga trayectoria profesional en el sector, unos años de experiencia que han servido para ir adquiriendo todos los conocimientos necesarios para acabar elaborando un producto de primerísima calidad”, sentenció el bodeguero de la Villa.