Comparte esta noticia:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

En el caso de Tegueste, el Cabildo tinerfeño aportó 12.000 euros a los que hay que sumar los 2.100 financiados por la parroquia de la Villa. El regreso del cuadro a la parroquia teguestera contó con la presencia del presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, el alcalde de Tegueste, José Manuel Molina, el consejero insular de Cultura y Patrimonio Histórico, Cristóbal de la Rosa, el delegado de Patrimonio Cultural del Obispado de Tenerife, Miguel Ángel Navarro, y el restaurador Silvano Acosta Jordan.

La pintura o cuadro de Animas de la parroquia de San Marcos, que presentaba importantes problemas de conservación, principalmente relacionados con su soporte (un textil de lino de ligamento de sarga producido en Londres), es de una época en la que este tipo de obras ya estaban en franco retroceso.

Según explica el especialista Silvano Acosta, el contenido simbólico de estas pinturas  es muy complejo y trataban, a modo de doctrina y propaganda, de difundir las ideas de la contrareforma. La pintura de la iglesia de San Marcos puede considerarse la obra mas moderna de una serie de ellas de las que conservamos, tan solo en la isla de Tenerife, 31 ejemplares producidos  principalmente entre los siglos. XVII y XVIII.

El licenciado en Bellas Artes detalla que la pintura “mostraba varios rotos y perforaciones, deformaciones y perdida de sujeción al bastidor, que también se encontraba muy dañado por circunstancias mecánicas y biológicas. También mostraba perdidas de estrato pictórico y de preparación; así como una importante alteración del estrato superficial.

Ante esto, el tratamiento llevado a cabo consistió, en primer lugar, e un estudio químico del soporte y estrato pictórico realizado por el laboratorio Larco Química y Arte en Madrid. Tras esto, se ejecutó un test de solubilidad.

Una vez finalizó este paso, se consolidó el estrato pictórico y de preparación; y se llevó a cabo la construcción de un bastidor nuevo de doble doble cruz de travesaños.

Tras esto hubo una colocación de bordes perimetrales, se parcheó en sandwich de muchos rotos y perforaciones, colocación de puentes de hilo para la costura de rotos y limpieza con eliminación de una doble capa de barniz  muy dura y alterada. Por último se ejecutó una reintegración de preparación, una reintegración cromática, barnizado y, finalmente, su montaje.