Skip to content
Inicio arrow Seguridad Ciudadana arrow Fenómenos metereológicos

Fenómenos metereológicos

Imprimir E-Mail

Tormentas:

  • Si la tormenta viene acompañada de rayos o relámpagos, cierra puertas y ventanas, las corrientes de aire pueden atraer a los rayos.
  • Desenchufa los aparatos eléctricos, las subidas de tensión pueden dañarlos o se pueden producir descargas eléctricas. Desconecta, también , la antena de la T.V.
  • Aléjate de torres, vallas o cualquier otra estructura metálica.
  • Nunca te eches a correr bajo una tormenta eléctrica.
  • Si nos sorprende trabajando al aire libre, abandonar maquinaria y objetos metálicos que pudieras tener a mano (mangos de herramientas, palos, bicicletas, motocicletas, ...).
  • No te refugies bajo los árboles.
  • Recuerda que la madera mojada también es conductora de la electricidad.
  • Si la tormenta te sorprende en el coche, cierra puertas y ventanas, apaga la radio y baja la antena. También desconecta el motor (siempre que no esté en un cauce de agua) hasta que termine la tormenta.
  • No te acerques a evaluar los daños provocados por un rayo hasta que acabe todo el episodio tormentoso.
  • Evita los desplazamientos por carretera, en caso de tener que hacerlo, extrema las precauciones.
  • En la ciudad, los edificios te pueden proteger del riesgo de descargas.
  • En el campo, busca las zonas bajas evitando los valles profundos, son más seguras las laderas de los montes.
  • No te sientes ni sitúes sobre nada mojado, las suelas de goma no garantizan totalmente tu seguridad.
  • No es conveniente tumbarse en el suelo.
  • Recuerda: espera información a través de los medios de comunicación con una radio a pilas.


Lluvias

  • Antes de la llegada del invierno, revisa el estado de las azoteas, desagües, etc. Si vives cerca de algún barranco, informa a tu Ayuntamiento si está saturado de deshechos, escombros, etc.
  • Ante la inminente llegada de lluvias fuertes, este atento a las instrucciones que se den a través de los medios de comunicación.
  • Nunca (incluso en épocas de verano), acampes en lugares inundables: cauces de barrancos, etc.
  • Si es posible, permanece en tu vivienda, teniendo en cuenta que no esté ubicada en cauces de barrancos o en lugares de riesgo.
  • Evita circular en coche durante las lluvias fuertes, si es imprescindible, extrema las precauciones, prestando especial atención a la altura del agua, moderando la velocidad y vigilando los frenos. Si el vehículo comienza a llenarse de agua, es mejor abandonarlo.
  • Circula preferentemente por carreteras principales o autopistas, evitando las pistas forestales o carreteras secundarias y utilizando las marchas más cortas.
  • En caso de tener que cruzar por zonas inundadas donde el agua tenga corriente, átate una cuerda a la cintura, sujeta en el otro extremo a algún objeto fijo o pesado.
  • No cruces por puentes a los que el agua rebase por encima.
  • Si el problema te sorprende en casa, evita que las sustancias tóxicas y/o inflamables entren en contacto con el agua.
  • No entres en las zonas inundables de la casa, como garajes, sótanos, etc.
  • Nunca utilices el ascensor, el fluido eléctrico puede fallar en cualquier momento.
  • Desconecta la corriente eléctrica.
  • Si llega el caso, no dudes en abandonar la vivienda, dirigiéndote a un lugar más elevado, o a donde las autoridades estén remitiendo a los vecinos.
  • Si el agua te aísla en la parte superior de tu casa, no la abandones a nado, la corriente te puede arrastrar, es preferible esperar ayuda.
  • No sobrevalores tus posibilidades, se prudente, y en caso necesario, espera la ayuda especializada.
  • Acabada la emergencia, no regreses a tu vivienda hasta que los técnicos te indiquen que es seguro hacerlo.
  • Una vez se pueda acceder a las viviendas, no enciendas fósforos ni dispositivos que desprendan chispa alguna, incluido el interruptor de la luz.
    sólo agua embotellada.

Vientos Fuertes

En las islas se suceden con relativa frecuencia episodios de vientos fuertes que, aunque no llegan a tener el rigor de tornados o huracanes de otros países, sí suponen un riesgo alto para la población y los bienes, como así lo constatan los sucesos de años anteriores.
Pero, afortunadamente, en condiciones normales, un temporal de viento puede ser previsto por el Instituto Nacional de Meteorología, que informará de ello a través de los medios de comunicación. En ese caso, estamos a tiempo de tomar una serie de medidas para protegernos a nosotros mismos y nuestros bienes.

Si se advierte sobre temporales de viento:

  • Si no es necesario, no salgas de casa.
  • Retira todos los objetos susceptibles de caer a la calle desde tu tejado, azotea, balcón, etc.
  • En caso de tener que salir, extrema las precauciones, sobretodo, en los desplazamientos por carretera.
  • Si vas andando por la calle, aléjate de vallas publicitarias, andamios, árboles, grúas, muros, etc.
  • No te acerques a las costas, muelles, espigones o la orilla de la playa, pueden producirse grandes olas que te arrastren.
  • En casa, cierra puertas y ventanas, y comprueba la sujeción de antenas, toldos, bidones, macetas, etc.
  • Mantente siempre informado de la situación a través de los medios de comunicación (radio, T.V.)


Olas de calor y calima

En Canarias, en ausencia de los vientos alisios se suele presentar polvo en suspensión en la atmósfera, es lo que se llama calima o siroco.

Esta situación se suele dar de forma paulatina, lo que nos permite tomar algunas medidas de precaución.

  • Procura mantener puertas y ventanas cerradas, y evita salir a la calle si padeces enfermedades respiratorias crónicas.
  • Asegúrate de tener tu medicación habitual.
  • Bebe mucho líquido y evita los ambientes secos.
  • No realices ejercicio físico severo mientras dure esta situación.
  • Si te sientes mal, acude a tu médico.
  • En esta situación, la visibilidad se reduce considerablemente, si circulas por carretera, extrema las precauciones, enciende las luces y disminuye la velocidad.
 
< Anterior   Siguiente >