Skip to content

REPORTAJE

Imprimir E-Mail

LA CASA LOS ZAMORANO: DE HOGAR DE MEDIANERO A CENTRO DE INTERPRETACIÓN

Imagen antigua de la Casa Los Zamorano  En su origen, a principios del siglo XX, fue el hogar de una familia que atendía a la finca aledaña en régimen de medianería. La portada almenada que aún se conserva en las inmediaciones y la palmera que la acompaña son elementos que perduran de la primera casa donde moraba el medianero.

Es la Casa Los Zamorano, una vivienda que, partiendo de su biografía y su uso actual, es digna transmisora de la singular forma de vida rural de Tegueste. Una casa que ha pasado de ser el hogar de los medianeros a, un siglo después, convertirse en el Centro de Interpretación del municipio, donde se desarrolla una estrategia de difusión del patrimonio cultural de la Villa y, en consecuencia, su conservación; además de poner en valor los recursos paisajísticos, culturales, etnográficos y enológicos de Tegueste.

Es uno de los enclaves arquitectónicos más singulares del municipio, una construcción antigua compuesta de dos edificaciones, una casa tradicional canaria de una planta y un local anexo. Un ejemplo clásico de vivienda en la que residían los medianeros y que, un siglo después, ha pasado a convertirse en un símbolo para el municipio, un enclave donde ahora, decenas de años después, residen los símbolos del patrimonio teguestero.

En la actualidad, la Casa acoge el Centro de Interpretación de la Villa, un proyecto de conservación y difusión del patrimonio cultural de la Villa mediante un sistema de comunicación atractivo con el fin de conseguir la conservación de los valores teguesteros y la concienciación de los visitantes.

El proyecto establece varios ámbitos temáticos. Además de la Finca Los Zamorano, La Casa acoge varias estancias cuyos contenidos van desde algunos de los símbolos más importantes del municipio, como La Librea, La Danza de Las Flores, Los Barcos y la Romería y sus carretas; hasta la sala del Lagar, donde se conserva esta pieza de gran valor patrimonial y etnográfico junto con una amplia muestra de los vinos de Tegueste.

El discurso de este proyecto expográfico se completa con algunos apuntes sobre el patrimonio alimentario, cultivos tradicionales de secano en la zona, aspectos de la cultura material vinculada a la agricultura y ganadería, y elementos vinculados al ámbito deportivo.

La directora de este proyecto, pilar Galván, asegura que “la participación ha sido la clave para poner en marcha el Centro de Interpretación, y lo que se busca es intentar esta implicación de la comunidad de ahora en adelante. La premisa a seguir desde un principio era la concepción de este centro no como un fin en si mismo, sino un medio para la conservación de la memoria colectiva y el patrimonio cultural de Tegueste”.

En este sentido, Galván recalca que “esto solo se puede conseguir contando con los agentes principales que intervienen en la construcción de una cultura y su patrimonio; los miembros de la comunidad, recreando constantemente a través del tiempo las singularidades y complejidades que los definen y conforman como grupo”.  Imagen actual del inmueble

En este aspecto, Pilar Galván agradeció a los y las vecinas de la Villa por “participar en la propia exposición con sus fotografías, con la donación de objetos y creación de piezas, y que han sido decisivos a la hora de establecer los criterios a seguir en lo que debemos considerar como patrimonio etnográfico, ya que son los propios miembros de la comunidad quienes transmiten lo que pertenece y define a su patrimonio y cultura”.

Por su parte, la concejal de Desarrollo Local, Marcela del Castillo, explica que el Ayuntamiento “ha apostado en su gestión por el desarrollo del sector económico así como por la investigación, conservación y difusión de la historia y etnografía de Tegueste. Estos ingredientes se han combinado generando un municipio que evoluciona de manera sostenible poniendo en valor su patrimonio cultural”.

En este sentido, el concejal de Patrimonio y Artesanía de la Villa, Roberto Díaz, resalta la importancia de este proyecto debido “al carácter rural que aún, en la actualidad, caracteriza y define el paisaje y la idiosincrasia de Tegueste, y que genera un recurso excepcional que sirve de soporte para la muestra y exposición de muchos de los valores culturales, sin que esto suponga merma en el desarrollo económico singular en otros sectores”.

“El arraigo mantenido, desde hace siglos, ha logrado que esos valores se desarrollen y evolucionen hacia un contexto singular, en el que el sector agrícola y, en menor medida, el ganadero, identifican a nuestro municipio”, aseguran Díaz y del Castillo, quienes justifican la creación de un Centro de Interpretación en la Casa Los Zamorano “como soporte para la puesta en valor de los recursos paisajísticos, culturales, etnográficos, enológicos... con que cuenta el municipio y, en particular, la Finca en la que está situada”.

En esta línea, los concejales teguesteros reiteraron la apuesta de la Corporación por este tipo de iniciativas, entre las que recordó la adquisición de la Finca Los Zamoranos en el año 2001 configurándola como un parque agrícola que acoge una muestra de los cultivos tradicionales de las medianías de la isla de Tenerife, el apoyo al sector agrícola, el Mercadillo del Agricultor, los diferentes proyectos de escuelas-taller de agricultura en la propia Finca, jornadas especializadas de agricultura, concursos de manejo de yuntas, creación de la Oficina de Turismo, programación de distintas categorías de rutas y senderismo por el municipio, jornadas de difusión de investigación histórica, premios de investigación, etcétera.
 
< Anterior   Siguiente >