Skip to content
Inicio arrow Turismo arrow Proyecto turístico

Proyecto turístico

Imprimir E-Mail

EL AYUNTAMIENTO DE TEGUESTE ELABORA UN PROYECTO PARA PONER EN MARCHA LA "RUTA DE LOS VOLCANES" EN LA VILLA

Cono de La Calderilla La Villa de Tegueste cuenta con unas singulares características naturales, culturales y paisajísticas que le permiten disponer de importantes recursos susceptibles de explotación turística. Uno de sus argumentos naturales que pueden contribuir a la promoción del municipio son sus volcanes y los paisajes rurales, principalmente sus cultivos de vides, surgidos sobre materiales geológicos correspondientes al Primer Ciclo Volcánico de formación de la Isla, en la zona divisoria entre Tegueste y La Laguna, y al Segundo Ciclo el resto del municipio.

Tegueste es un municipio nacido sobre volcanes, y es por esto que el Ayuntamiento de la Villa, a través del área de Desarrollo Local y Turismo que dirige la concejal Marcela del Castillo, ha elaborado un proyecto para poner en marcha la “Ruta de los Volcanes” de Tegueste, una iniciativa que nace dentro de la apuesta municipal para esta legislatura de convertir a Tegueste en un atractivo turístico diferenciado.

Junto a la gastronomía, las tradiciones, la oferta cultural, el patrimonio arqueológico y arquitectónico, los Bienes de Interés Cultural y el conjunto histórico-artístico, la Corporación quiere potenciar también los atractivos naturales del municipio, poniendo en el punto de mira turístico los volcanes de la Villa. De esta manera, el Consistorio quiere crear una travesía entre conos volcánicos, combinada con la travesía entre viñedos, y que abarcaría los conjuntos volcánicos de La Calderita y Montaña de los Dragos; y el de San Gonzalo-Caldera Molina.

La futura ruta de los volcanes tendría un total de nueve paradas desde las que observar los atractivos de la zona. La primera parada sería el Chorro de Las Toscas, uno de los rincones más bellos de la Villa. La segunda parada de la travesía llegaría a la zona de La Hoyilla-La Piconera. Aquí, el viejo volcán descubre en una de sus laderas una zona de cultivo de viñas y, en sus entrañas, una montaña de “picón”. La tercera parada sería en Mederos, un lugar del que se conocen varias leyendas e historias populares.

Tras Mederos llegamos a El Lomo-La Calderilla, donde el volcán es uno de los artífices del rico suelo agrícola del municipio. La quinta parada sería en El Infierno-Hoya Los Perales, lugar idóneo para el cultivo de frutales, cereales y hortalizas. Seguidamente llegaríamos a la cara oeste de la Montaña El Lomillo y la zona de la Hoya Las Moradas, donde se puede disfrutar con el mar de viñedos de Tegueste, donde pueden llegar a esconderse los primeros cultivos de “vidueños” que llegaron a Tenerife y las variedades más singulares que se dan en la Villa como negramoll, listan negro, albillo, málaga, baboso o Pedro Jiménez, entre otras.

La séptima parada de esta travesía sería el Llano de San Ignacio y el Camino El Roquillo para seguir por el Paseo Lomo El Roquillo, un sitio poco conocido y que ofrece una mirada única sobre el Llano de San Ignacio. Parte de este paseo se haría por el antiguo camino que comunicaba los valles de El Portezuelo y La Padilla con el centro de Tegueste. La última parada estaría ubicada en el Mirador Embalse de Valle Molina, un lugar en el que se pueden detectar aves, vinculadas a las migraciones que pasan por Canarias camino de África en invierno y de Europa en verano, tan singulares como espátulas, garzas, cigüeñuelas, avocetas, correlimos, patos, gansos, entre otras muchas. Imagen de la montaña de

El Ayuntamiento de Tegueste se ha planteado como objetivo básico de la presente legislatura la conformación de Tegueste como alternativa turística de primer orden en la isla de Tenerife. En esta línea, la estrategia propuesta va a estar diseñada desde la participación, la reflexión y el más amplio consenso, tanto público como privado, y se habrá de partir de una base legal que avale y garantice las actuaciones a realizar. También, será preciso contar con un estudio serio y documentado con el que podamos, certeramente, desarrollar los programas o proyectos que sean viables económicamente.

Una de las prioridades del Ayuntamiento para esta legislatura es convertir a Tegueste en un atractivo, diferenciado, capaz de complementar la oferta cultural del área metropolitana. Tegueste dispone de importantes valores arqueológicos, arquitectónicos y paisajísticos tanto en el Barranco del Agua de Dios como en su Conjunto Histórico, uno de los más interesantes del Archipiélago canario por la presencia de tradiciones rurales. Además, cuenta con otros recursos y valores que, gestionados adecuadamente permiten pensar en una alternativa de ocio al turismo local, nacional e internacional que visita Santa Cruz de Tenerife y la Ciudad de San Cristóbal de La Laguna.

En este sentido, manejando las dinámicas y flujos turísticos existentes, estamos en condiciones de plantear una oferta turística que no sólo sirva de complemento, sino que puede ser capaz de ofrecer un producto diferente basado en la importante presencia del período aborigen, el mantenimiento de la vida tradicional campesina y el desarrollo equilibrado de actividades económicas sostenibles con el medio ambiente.

A lo largo del término municipal, son muchas y variadas las actividades que podrían llevarse a cabo, unas a corto plazo y otras con una perspectiva más larga. Para ello, es fundamental apoyarse en una planificación y organización de los recursos y ofertas temáticas que generen un desarrollo turístico de calidad, con las medidas adecuadas para asegurar la sostenibilidad del territorio y potenciar los productos autóctonos.


Los volcanes de la Villa
En Tegueste, el pequeño campo de volcanes localizado al suroeste del término municipal, define la presencia en la Villa de la última etapa geológica de la isla, destacando los conos aún bien conservados como Mederos, La Calderilla y Valle Molina. El resto del municipio está configurado por las coladas de la cordillera dorsal en su extremo oriental junto con los materiales aportados por los conos subrecientes, unidos a los derrubios de ladera que forman el borde occidental del Macizo de Anaga; de este modo se conforma la superficie de los valles de Tegueste y El Socorro.

Casi un 75% del relieve que conforma la Cuenca Hidrográfica de Tegueste tiene un origen volcánico antiguo (Plioceno), al ser resultado de las manifestaciones eruptivas que conforman el límite noroeste del Macizo de Anaga. El suroeste del término municipal, procede de la etapa geológica final de la isla (Pleistoceno).

La Calderita y Montaña de los Dragos es un conjunto que se dispone a lo largo de una fisura de un kilómetro, aproximadamente, con una dirección noroeste-sudeste. En esta zona, el paisaje rural y agrícola es una de las imágenes con más personalidad del municipio, sobre todo por el abancalamiento para cultivos, especialmente de la vid, y cerramiento de parcelas.

Por su parte, el conjunto eruptivo de San Gonzalo-Caldera Molina se encuentra separado por el embalse del Valle de Molina, y cuya alineación de volcanes llega hasta los cuatro kilómetros de longitud.
 
< Anterior   Siguiente >