Skip to content
Inicio arrow Conocer arrow Puente de palo: una huella de la historia de Tegueste

Puente de palo: una huella de la historia de Tegueste

Imprimir E-Mail

Los habitantes del núcleo fundacional de tegueste, conocido por el llano o la arañita, lo utilizaron para cruzar el barranco que los separaba del resto del pueblo

Puente de PaloTras la conquista, en los primeros años del siglo XVI, los primeros colonizadores de Tegueste eligieron como lugar de asentamiento el pago conocido como El llano o La Arañita, erigiéndose el lugar como núcleo fundacional del pueblo. Conformado por una superficie de aproximadamente una hectárea y a 410 metros sobre el nivel del mar, El Llano estaba rodeado al norte por el barranco del Caidero; al sur, con el que baja desde Pedro Álvarez; por el oeste, con la intersección de ambos cauces; y por el este, las laderas que conducen al Lomo de Los Riveros. Constituía, pues, un estratégico nudo de comunicaciones, debido a sus accesos a las zonas de montes adyacentes, a ser lugar de paso de los rebaños de ganados, y por su situación cercana a los caminos que conducían a La Laguna y Tejina. En este sitio, junto a las primeras viviendas, se erigió la primera ermita en honor a San Marcos Evangelista.

El Puente de Palo fue construido a finales del siglo XVIII-principios del XIX,  con el fin de facilitar el paso de los vecinos, ya que el pueblo estaba dividido por un barranco considerable que impedía el paso con las aguas de escorrentía, sobre todo en invierno. Desde 1826 se encontraba en muy mal estado, con el consiguiente peligro para personas y animales. A mediados del siglo XIX fue reparado gracias a las contribuciones de los vecinos. De hecho, a lo largo de la historia, en época de grandes lluvias, cuando por el cauce del barranco discurrían las aguas con gran violencia, el Puente se destruyó varias veces.

Actualmente, el Puente de Palo permanece como un recuerdo más de los modos de vida en la Villa de Tegueste en tiempos pasados.

 
< Anterior   Siguiente >